Entorno

Rodeada de un paisaje de montaña extraño y casi surrealista, situado en el borde de un abismo de 120 metros de profundidad, se encuentra la ciudad de Ronda. Anteriormente habitado por los romanos, Ronda se convirtió en una de las ciudades más importantes del sur de España con la ocupación musulmana, siendo la capital de uno de los reinos taifas. Tras la conquista por los Reyes Católicos en 1485, Ronda se transforma con la creación de numerosos conventos, iglesias y palacios. En el siglo XVIII se construyen monumentos tan importantes como la Plaza de Toros y el Puente Nuevo. En el siglo XIX el auge del bandolerismo y la innovación del toreo que se lleva a cabo en Ronda motivaron la visita de numerosos viajeros románticos.

Nuestro hotel se sitúa en un enclave donde figuran monumentos tan importantes en la historia de Ronda como los Baños Árabes del siglo XIII,
el Palacio del Marqués de Salvatierra, La Casa del Rey Moro y El Puente Viejo (siglo XVII), entre otros. Situado en un marco privilegiado, por un lado la monumental ciudad de Ronda con su muralla del siglo XVI y por otro el campo y los caballos de la Real Maestranza de Caballería.

Otros monumentos emblemáticos son El Puente nuevo del siglo XVIII, el Palacio de Mondragón y la iglesia Santa María la Mayor.