Culturales

Ronda ha sido lugar de paso obligado por parte de los Viajeros Románticos que durante los siglos XVII y XIX descubrieron el encanto de Ronda y Andalucía. Rilke, Doré, Joyce y más recientemente, Lorca, Alberti, Hemingway o Orson Welles, cuyas cenizas descansan en esta maravillosa ciudad.

Un paseo nocturno por el centro histórico, -la antigua medina musulmana-, es una experiencia sencillamente inolvidable. Santa María la Mayor, el Palacio del Rey Moro, la Casa del Gigante, el Palacio Mondragón o los Baños Árabes son algunos de los monumentos que podremos visitar en la parte más antigua de la ciudad.

El Puente Nuevo, un prodigio de la técnica en su tiempo nos ayuda a dar un paso de gigante a cien metros sobre el río Guadalevín y trasladarnos a la ciudad nueva. La Plaza de Toros, la más antigua de España y la Carrera Espinel (la Calle de la Bola), nos adentrará en la ciudad animada y comercial.

Entre el Puente Nuevo y los jardines de la Alameda principal se extiende el imprescindible paseo por el borde del acantilado cuyos balcones suspendidos sobre el abismo nos dejarán sin aliento en más de una ocasión. Una puesta de sol detrás de la Sierra de Grazalema desde los balcones del Tajo, es uno de los mejores recuerdos que te puedes llevar de nuestra ciudad.